LA LEYENDA DE LA TORTUGA DEL CASTILLO


Leyenda de la tortuga del castillo de Sax

Leyenda de la tortuga del castillo de Sax

Existe en Sax una leyenda profética que atrae la mirada de todos los visitantes hacia ese punto de la fortaleza.
Según cuentan los viejos del lugar, cuando el castillo pertenecía a los moros, en él vivía un rey, que tenía una hija, la muchacha más hermosa que nunca habían visto los sajeños. Sus grandes ojos almendrados hipnotizaban a todos los que la miraban y su largo cabello de color azabache desprendía la fragancia de mil flores. Todos los que visitaban el castillo deseaban el amor de la princesa.
En el mismo palacio vivía un oscuro hechicero que todas las noches soñaba con la belleza de la bella mora, hasta el punto que muchas noches no podía pegar ojo. Una noche, desde la más alta ventana de la más alta torre del castillo, cuando el alba comenzaba a romper el horizonte, el hechicero vio como su bella amada iba corriendo hacia un espigón cercano a la puerta del castillo desde donde se divisaba todo Sax, y allí se sentó. ¿Qué estaría esperando la princesa?
El hechicero no podía parar de mirarla, adivinando su cuerpo en la penumbra del alba, hasta que vio como por el camino que comunicaba la villa con el castillo subió el lechero, como todas las mañanas, pero cual fue la sorpresa del hechicero, que el lechero tiró desesperadamente toda la leche y corrió hasta los brazos de la princesa, fundiéndose en un apasionante beso, creyendo que nadie les veía.
El hechicero enfureció de tal modo que invocó toda su magia, los amantes quisieron huir, esconderse, pero fue demasiado tarde, puesto que el hechicero les mandó un rayo fulminante que convirtió a la princesa en una aguja solitaria de piedras con la mirada hacia al horizonte, para que nunca volviera a ver a su amante de frente, mientras que el lechero se convirtió en una tortuga de piedra, postrada a los pies de la princesa, con tal de que el amor que se tenían fuera lo más lento posible.
Cada año dicen que se van acercando los amantes y dicen que algún día se darán el beso que los despertará, pero, mientras tanto, el hechicero perdió a su amor, pero nunca más ningún otro lo tendría.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s