RUTA “LAS OBRAS DE EBANISTERÍA DEL MAESTRO REQUINTO EN SAX”


 

Sax ya cuenta con una ruta preestablecida “La ruta de los sentidos”, muy generalista y, para mi gusto, poco detallista. La intención de este blog es, también, desarrollar propuestas de rutas patrimoniales complementarias a la ya desarrollada y donde se descubran distintos elementos que tengan relevancia en el patrimonio sajeño.

Hoy comenzamos con la última ruta que he publicado en el programa de las Fiestas en honor a San Blas de la Mayordomía de San Blas. El trabajo ya se puede ver en la última publicación, con un análisis de los últimos descubrimientos relacionados con el Maestro, tanto de música, con unos interactivos para conocer las piezas principales, como de ebanistería, con el descubrimiento de piezas tanto dentro de Sax como fuera, en Petrer, en la casa del Maestrazgo. Esta ruta recoge las obras de ebanistería del Maestro Requinto en Sax y es una propuesta de ruta que tendría su principio o su final en la visita de un futuro Museo de la Villa de Sax, ya que desde este se efectuarían los recorridos guiados y el museo actuaría como centro de recepción, de información e interpretación de la ruta.

Pedro Estevan Alpañés fue un músico y compositor sajeño de la segunda mitad del siglo XIX. Sentó las bases de la tradición musical actual de Sax, pero también fue el ebanista y carpintero de la burguesía sajeña de ese momento. El oficio lo aprendió de su abuelo y consiguió desarrollar una gran maestría en el desarrollo de las formas.

PARA MÁS INFORMACIÓN SOBRE LA OBRA DEL MAESTRO, AQUÍ ENCONTRARÉIS VARIOS TRABAJOS RELACIONADOS CON EL TEMA: 

http://www.ochoagarciaalberto.es/patrimonio.html

ruta obras de ebanistería del Maestro Requinto

ruta obras de ebanistería del Maestro Requinto

La ruta es lineal, pudiendo empezar desde la casa natal de Pedro Estevan o desde el puente Picayo. Si empezamos desde su casa, podemos descubrir una vivienda de dos plantas con una gran puerta efectuada por él mismo, claro está. Esta fue la vivienda de la familia, pero también su taller y su estudio de música, donde los sajeños, como Bernardo Herrero, acudían a proponerle composiciones.

La siguiente parada es en la plaza Cervantes. En ese momento denominada plaza del Parador, era el centro de la Villa, centro social y comercial, podríamos decir. Ya se adornó con la magnífica fuente que la preside. Aquí se encuentra, haciendo esquina con la plaza y la calle Castelar la vivienda donde vivió Pascual Carrión. Ahora la puerta está siempre abierta, ya que es una sucursal bancaria, pero es digna de ver, y sobre todo ver como se abre este tipo de puertas, que pueden dejar el parteluz con forma de columna en el centro  y abrir las dos puertas o las secciones superiores o abrirla completamente.

Andamos por la calle médico Cortés en dirección a la plaza del Ayuntamiento y en este recorrido nos encontramos dos edificios que debieron tener obras del Maestro, como son la casa Marco y la actual sede de la Mayordomía de San Blas.

Llegamos a la plaza del Ayuntamiento. si nos paramos en silencio casi se podría escuchar aún la música que compuso Pedro para las distintas celebraciones que se efectuaban en la iglesia, o el himno a su pueblo, “Sax”, que se ha interpretado varias veces en esa plaza. Si miramos hacia la actual sede de los Garibaldinos, podemos ver una de sus mejores obras, una puerta de menores dimensiones que otras, pero con mucho detalle. Esa vivienda pertenecería entonces a José Marco. Una de sus grandes obras fue la puerta del edificio del Ayuntamiento. No es el edificio original para el que se efectuó la puerta, sino que debería estar en el anterior edificio del Ayuntamiento, que se destruyó para construir el actual en los años 70 del pasado siglo. Esta pieza de grandes dimensiones tiene multitud de detalles, pero sobre todo destaca la utilización del rombo y el triángulo, medio rombo, para efectuar distintas formas.

Ahora entramos en la calle Mayor. Hay que imaginarse una calle un poco distinta, donde sobre todo destacaría el arbolado que existiría. Era la calle representativa de la alta sociedad sajeña de la segunda mitad del siglo XIX y tenía que representar la opulencia de los dueños de las viviendas. Por desgracia ya han desaparecido viviendas representativas de la vida de aquel entonces, más desvirtuada, si cabe, con la actual plaza mayor.

A pesar de esto, paramos en el número 24, otra sede de comparsa, pero en este caso la de los Caballeros de Cardona. Han mantenido casi completamente la fisonomía original y es digna de ver por dentro, con su impresionante balaustrada o barandilla presidiendo la magnífica escalera. Esta vivienda perteneció a Tomás Bernabé que, curiosamente, fue uno de los fundadores de la comparsa de Marruecos. En la vivienda se encuentra hasta el plano original de lo que iba a ser esa vivienda. La puerta de esta vivienda es más sencilla, pero destaca en su interior otras obras de carpintería, como las ventanas y, sobre todo, una puerta que analizamos en el programa de fiestas de este año y que es increíble.

Avanzamos hacia la fuente del cura, y antes de llegar nos encontramos con un conjunto de viviendas que perteneció a Francisco Estevan Mira. Su vivienda principal fue la del número 34, y en ella se observa la mayor obra del Maestro. una gran combinación de elementos antropomorfos con mucho sentido. Los identificamos en su momento como dos dioses, ¿Adivinarían cuáles son? A mi juicio son Baco, o Dionisos, dios del vino y de la agricultura y la diosa Hera, representada por la tiara que lleva la figura femenina y la pluma de pavo que se puede ver en algunos detalles.

Justo enfrente de esta vivienda se encuentran dos construcciones gemelas, pero sobre todo destacar un aspecto negativo de la conservación de las obras de Pedro Estevan, como es la de la vivienda número 37, donde la carcoma y el sol han estropeado una obra. Bueno es que justo al lado se encuentre, protegida por una persiana, una copia exacta de esta obra.

Andamos hasta el final de la calle Regino Soler y nos encontramos con el actual puente Picayo, justo debajo de los picayos de la peña sobre la que se levanta el castillo. Este puente ha sufrido distintas reconstrucciones y de ser un puente de piedra con 17 ojos a finales del siglo XVIII, a pasar a ser de madera a finales del XIX y ser a partir de mitad del siglo XX ya de metal. Todo esto por las riadas que han venido por el cauce del río Vinalopó. Nos interesa el puente de madera, que le mandaron efectuar desde el Ayuntamiento, y que se suponía que iba a ser provisional. En la fotografía se observa como era esa obra y los restos de los arcos de piedra.

Hasta aquí la ruta que os proponemos. Algunas piezas se conservan gracias a la acción de las comparsas que poseen los edificios, por lo que es de agradecer, pero también sería bueno un plan de conservación de estas, y el primer paso es mostrarlas.

Espero que disfruten de la ruta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s