EN EL DÍA DE LOS ABUELOS, PALABRICAS DE NUESTROS ABUELOS


dibujo-divertido-para-colorearCada día vamos perdiendo la costumbre de hablar como nuestros antepasados hablaban aquí en Sax. Las influencias de unos sitios u otros y la inventiva de los sajeños hicieron darle nombre a cosas nuevas, igual que las mismas razones están haciendo que perdamos esas palabras.

Varias iniciativas, que verán pronto la luz, están recopilando esas palabricas que hacían que solamente los sajeños, o como mucho los de la “contorná”, se entendieran. Nuestros abuelos eran únicos, pero más era en ocasiones su forma de hablar, sus oficios, el campo, las labores que solamente parecían que se hicieran en casa de las abuelas, el tiempo libre o hasta las juergas y relaciones personales recibían su propia palabra. Aquí unas pocas, en homenaje a ellos, que nos enseñaron a ver el mundo con otras palabras.

  • Cuando venían cansados del campo nos decían que venían “acansinaos
  • Cuando volvías a casa con unas copas de más decían que venías “alcazilao
  • A la hora de comer, un caldo con cosas sin un sabor definido era unos “berbajos“, comida de animales con agua, somas y vegetales.
  • A jugar a la pelota te mandaban al “calejón“.
  • Las abuelas “chafardeaban

    con las vecinas por la noche en los corros que se hacían en la puerta de la casa
  • Una persona que iba poco arreglada para la ocasión iba “desfarlagao“.
  • En la obra, una buena “empastraica” de cemento lo arreglaba todo.
  • Después de las reuniones familiares, la abuela lavaba el “frijo“.
  • Después de la comida, siempre nos gustaba el “galimeo” con los pastelicos de la pastelería.
  • En la cocina, el “hogaril” era la parte más importante.
  • Para ponernos una “indición” había que ir a ca Pedrico el practicante.
  • Nos reñían cuando “jongueábamos” la comida.
  • La “legoná” debía de ser precisa para hacer el agujero.
  • Las “maceticas” en verano eran los mejores helados.
  • Después del “noviaje” venía la boda.
  • Menudo “ñaquerío” se montaba cuando nos juntábamos todos los primos.
  • Los “picayos” de la peña del castillo dan nombre al puente.
  • Quietico” tenías que estar para que no te riñeran.
  • Tenías que llevar mucho cuidado cuando andabas por el rastrillo de la baldosa.
  • Los “salicornios” corrían por el campo cuando hacía viento.
  • De pequeño, en las Fiestas dejaban tirar algún “tirico” con el arcabuz.
  • Tenías que ir “volao” cuando te mandaban a un recado.
  • Te daba miedo cuando te “zumbaban” un bicho en el campo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s