PASARELA DE MODA SAJEÑA II: sombreros parisinos y fracs ingleses


Continuamos con nuestro repaso a la moda sajeña del siglo XIX. Analizamos en este momento la desaparición de varias prendas esencialmente española y la llegada de la moda europea a Sax. Estamos en un momento en el que aún no se ha construído el ferrocarril que hará que lleguen las ideas y los productos más rápido, por lo que es de considerar que hasta ese momento, la implantación en Sax de la moda que imperaba en Europa sería más lenta que en las grandes capitales.

Así pues, el año 1851 será un año importante para la moda, pues desaparecerá uno de los elementos diferenciadores de la moda española, la mantilla, la cual había sido hasta exportada a Europa, pero que en estos momentos sucumbía ante los magníficos sombreros parisinos, reservándose esta prenda solamente para las corridas de toros y para Semana Santa. Grandes sombreros, algunos de los cuales nos pueden recordar a los peinados de algunos dibujos animados.

Josefina de León con un particular sombrero. Hermana del catedrático e ilustrísimo Fernando de León y Holavieta, casada con Pedro José Náger. (Colección de Julia Valdés)

Josefina de León con un particular sombrero. Hermana del catedrático e ilustrísimo
Fernando de León y Holavieta, casada con Pedro José Náger. (Colección de Julia Valdés)

: Señora con crinolina, abanico y sombrero a la francesa. (Colección de Julia Valdés)

: Señora con crinolina, abanico y sombrero a la francesa. (Colección de Julia Valdés)

El que sí que pervivirá será el abanico, el complemento admirado por el resto de Europa y que todas las damas debían portar, bien fuera efectuado en nácar, hueso, asta o sándalo. El abanico era el complemento femenino por excelencia, llevándolo mujeres de todas las clases sociales en consonancia con sus vestidos y utilizándolos hasta para coquetear mediante un lenguaje propio.

abanico de mediados del siglo XIX sajeño (Colección Julia Valdés)

abanico de mediados del siglo XIX sajeño (Colección Julia Valdés)

En cuanto al hombre, se consagra el traje tipo inglés, compuesto por frac, pantalones y chaleco, conjunto que reduce en su uso, relegándolo a traje de ceremonia, mientras que toma más protagonismo la levita con pantalones largos y anchos con trabilla que se pasaba por debajo de los zapatos para mantenerlos estirados, utilizándose este sistema hasta los años 50 (de Sousa, 2007). En los años 50 aparecerá la chaqueta americana, que dará al hombre un toque más informal al ser más corta e incorporar bolsillos en su parte delantera, diferenciándose, sobre todo, el bolsillo superior izquierdo para colocar en él el pañuelo. En estos momentos se pone de moda la media melena para los hombres y los bigotes, tanto pequeños como grandes, las patillas y las barbas puntiagudas, aunque este estilo convivía con el estilo puritano sin vello en el rostro.

Joaquín Valdés Alpañés vestido con chaqué en su boda. (Colección Julia Valdés)

Joaquín Valdés Alpañés vestido con chaqué en su boda. (Colección Julia Valdés)

Pedro Estevan Alpañés con chaqueta americana y pañuelo en el bolsillo. (Colección de la A.E.S-Amigos de la Historia de Sax)

Pedro Estevan Alpañés con chaqueta americana y pañuelo en el bolsillo. (Colección de
la A.E.S-Amigos de la Historia de Sax)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s