LOS VESTIDOS DE LA PRIMERA REINA DE FIESTAS

Este año se conmemoran en Sax dos bodas de plata relacionadas con nuestras Fiestas de Moros y Cristianos en honor a San Blas. Dos acontecimientos que marcarían un antes y un después en la cultura festera y musical de Sax, la llegada de Miguel Villar, con la despedida de Regino Navajas, y la aparición de la primera reina y su corte de honor de las fiestas del año 1966.

1966_julia_valdes_guill_n2

Nos centramos ahora en esas primeras mujeres que reinaron nuestras fiestas y fueron la representación perfecta en la primera visita al pueblo hermano, Alagón. Ellas fueron Emilia Ponce Martín, Asunción Torreblanca Díaz, Carmen Chico Vidal, Teresita Sánchez Latorre, Carmen gil Santos, María Nieves Amat Gil, Teresita Ortín Gil, Carmen Sánchez Riera y Julia Sepúlveda García.
Sobre todo queremos destacar a Julia Valdés, la primera reina, y sus vestidos, que distan bastante de los actuales, pero que son sus predecesores.
Según nos cuenta Julia, fueron tres los vestidos que utilizó. Todos ellos fueron efectuados siguiendo los modelos de los vestidos de finales del siglo XIX y principios del XX que llevaban las sajeñas, reutilizando piezas.

Los conjuntos aglutinan varios objetos muy valiosos tanto por los materiales como por la propia historia de los objetos. Sedas, blondas, rasos adamascados. encajes de bolillos holandeses, joyas, pendientes de platino, un camafeo italiano del siglo XVIII, un mantón de manila auténtico del siglo XIX, un abanico pintado a mano con encajes, pololos y demás prendas que hablan de la historia de la mujer en Sax.

La corona de la reina de las fiestas del año 1966

La corona de la reina de las fiestas del año 1966

Se llevaban dos trajes que se hicieron desde los trajes familiares de la familia Valdés, Sigue leyendo

NOS VAMOS A LA PLAYA EN LOS AÑOS 50

En este momento en el que los sajeños están o van a estar en pocos días de vacaciones, os queríamos mostrar una curiosidad, un dibujo de una colección privada donde se muestra una escena de playa de los años 50. En este peculiar dibujo aparecen dos modelos de bañadores de mujer de la época. ¿Qué tipo de bañador preferís?

Mujeres ¿sajeñas? bañándose en el mar en los años 50

Mujeres ¿sajeñas? bañándose en el mar en los años 50

No sabemos si las mujeres que están jugando en la playa las podemos reconocer, si alguien las reconoce que lo diga. Sabemos que debe ser de los años 50 porque Sigue leyendo

PASARELA DE MODA SAJEÑA: La mujer en los años 20 del siglo XIX

La moda es también un reflejo de la historia, tanto que a través de ella podemos adivinar las relaciones sociales y, sobre todo, lo que la gente llevaba puesto para ir a la moda. Estos aspectos se observan, sobre todo, en la alta sociedad.

Sax no escapa a esa moda que venía de las grandes capitales europeas, incluída Madrid, y más en el momento que vamos a analizar, alrededor de la revolución del vino y la vid que daría pie al surgimiento de una burguesía adinerada que reurbanizaría Sax con grandes casas.

La primera mujer de Pedro Torreblanca Herrero vestida al estilo romántico fernandino. (Colección de Antonio Martínez Castillo).La primera mujer de Pedro Torreblanca Herrero vestida al estilo romántico fernandino. (Colección de Antonio Martínez Castillo).

La primera mujer de Pedro Torreblanca Herrero vestida al estilo romántico fernandino. (Colección de Antonio Martínez Castillo).

De momento, comenzamos a comienzos de los años 20 del siglo XIX, donde se inicia en la moda el primer estilo romántico, coincidiendo con el final del reinado de Fernando VII y la regencia de María Cristina. En este momento, el talle de las mujeres baja hasta la cintura, implantándose el corsé y aumentando el volumen en las piernas, por la superposición de enaguas, formándose el que se conocerá como el vestido romántico fernandino. Los vestidos se completarán con la mantilla, negra, si la dama estaba casada, o blanca o marfil si la chica estaba soltera. Las más vistosas eran las mantillas de blonda, confeccionadas en seda y las cuales se adornaban en los bordes con grandes motivos florales, además de tener unas puntas onduladas muy características. Las de chantilly eran más elegantes y ligeras aunque también se encontraban profusamente bordadas. El último escalón lo ocupan las confeccionadas en tul, un tejido delgado y transparente de seda, hilo o algodón. Este complemento se llevaba o tapando la cabeza y los hombros o solamente sobre los segundos, como se observa en la primera mujer a la izquierda de la fila de arriba de la casa Don Bernardo, o en la imagen de la primera mujer de Pedro Torreblanca Herrero, que viste, también, un corsé y una falda con enaguas.